53 Primates

El orden Primates se divide en dos subórdenes, estrepsirrinos, que incluye los lémures y los loris; y haplorrinos, que incluye a los tarseros, los monos, los gibones, los grandes simios y los humanos.

Usualmente los animales con alguna característica física en común se agrupan juntos. En el caso de los Primates no es tanto una característica en específico sino una serie de características que aunque existan formas aberrantes dentro del orden, prevalece la forma fundamental. Destacamos algunas de estas características:

Las madres tienen dos mamas en el pecho, opuesto a en el abdomen como en otros mamíferos. Las crías tienen un largo período de dependencia y de maduración.

Dentadura adaptada para una dieta generalizada. La dentadura es completa y en todos los primates primero sale una dentadura temporal que es después reemplazado por uno permanente.

Todos los primates tienen clavículas, esencial para la flexibilidad y agilidad requerida en el ámbito de los trepadores. O bien el primer dedo de los pies o el de la mano (el pulgar), y en ciertos casos ambos, se encuentra opuesto al resto. Adaptación que les proveen gran destreza para sujetar, lo cual una vez más, es una adaptación para trepar. La mayoría, pero no todos, tienen cinco dedos en las manos y los pies.

Tienen los ojos mirando hacia adelante, lo cual provee una excelente percepción de distancia o profundidad. A consecuencias de esta adaptación de los ojos, el hocico es relativamente reducido y con ello el sentido del olfato. Sin embargo, esta posición de los ojos no obstruye a la parte posterior del cráneo, la cual se ha desarrollado considerablemente en comparación con los otros mamíferos. Siendo la complejidad del comportamiento que es consecuente del desarrollo del cerebro, la verdadera diferencia entre los Primates y los otros mamíferos.